Blog Single

¿Sirve sentirse culpable después de comer?

Blog Single

Si eres de los que no pueden con la culpa después de un almuerzo sustancioso esta nota es algo que debes leer definitivamente. Los expertos señalan que combinar emociones y comida es una de las peores cosas que puedes hacer si buscas un estilo de vida saludable. Olvídate de los juicios morales respecto a la alimentación y que comer sea agradable otra vez. Hemos recolectado algunas opiniones de los conocedores en la materia para que puedas sacar tus propias conclusiones. ¡Veamos qué nos dicen!

La comida no es buena o mala, simplemente es comida

La experta nutricionista canadiense Abby Langer nos explica los problemas de esta mentalidad: "La gente siente que son buenas o malas en función de lo que comen”. El sentimiento de culpa es más grave de lo que crees ya que ocasiona otros problemas. La comida es solo comida, no te hace ni mejor ni peor persona escoger un dulce antes que una fruta.

Dividir los alimentos entre buenos y manos no es la manera correcta de escoger comida. Uno debe procurar comer lo que le guste pero con moderación.

"Les digo a mis clientes que no existe tal cosa como la perfección, ni siquiera intenten comer siempre saludable. Cada cierto tiempo es aceptable e incluso recomendable una torta de chocolate o un helado” comenta la nutricionista.

La culpa

Es extraña la manera en la que funciona. En un primer momento nos detiene de comer un alimento en específico. Por ejemplo, una hamburguesa. Sin embargo, llega un punto donde el antojo le gana a la culpa. En consecuencia comerás la hamburguesa más grande y calórica que encuentres. Esto ocurre ya que emocionalmente llegaste a un límite y ya no te importa cuidar lo que comes. Solo quieres acabar con el antojo. Este tipo de reacciones sí son peligrosas ya que le suman una gran carga emocional negativa a algo que debería ser positivo para ti como lo es la comida.

La comida es combustible para el cuerpo

No te sientas culpable por tener hambre o comer. Recuerda que tu cuerpo necesita la comida para realizar las tareas del día a día. Laura Cipullo, nutricionista, nos indica que comer no es intrínsecamente malo. Ninguna dieta es perfecta y es totalmente común dejarte llevar por un antojo. "Todo el mundo tiene que encontrar lo que es correcto para su cuerpo y ser feliz".

En conclusión, nada ganas sintiéndote culpable después de comer. Solo saboteas tus metas de bajar de peso.

Fuente: Self

1.5 | 10

    Comentarios