ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Quieres reventarte un granito? Ten cuidado, ¡Puede ser peligroso!

Blog Single

Seamos sinceros, ¿quién no se ha reventado un granito alguna vez, o por lo menos ha estado tentado a hacerlo? Probablemente la mayoría, pero debes saber que no todos los granitos se tratan de la misma manera y, peor aún, no todos deben reventarse porque podrían lastimarte más de lo que crees. 

 

Para empezar, debemos saber que la parte externa de nuestra piel está expuesta a bacterías, no todas malas, pero si estas ingresan a capas más profundas de nuestra piel, podrían causar alguna infección. Imagínate que te revientas un granito y la pus, en lugar de salir, ingresa... ¡esta sustancia podría llegar hasta tu ¡cerebro!

 

Aquí un par de razones más:

 

  • Lo empeora. Puede ser que sientas un alivio temporal pero es probable que el granito reaparezca más rojo e irritado.

  • Puedes dejar marca. Al reventar un grano en realidad estás rompiendo tu piel para sacar la pus y, como cualquier otro corte, pueden quedar marcas permanentes. 

 

¿Qué tipo de granitos NO reventar? 

 

  1. Los pelos encarnados. Puede ser por una depilación o un corte de cabello: un pequeñito pelo se incrusta en tu piel y hace que se forme un granito. Pues bien, no debes reventarlo, en su lugar aplica hidrocortisona, lo cual reduce el enrojecimiento, picor e irritación, y lava la zona afectada con un exfoliante para ayudar al vello a salir a la superficie de la piel.

  2. El herpes labial. Si aprietas un herpes podrías liberar el líquido que contiene el virus y podrías extenderlo fácilmente a otras áreas. El herpes se contagia través del tacto.

  3. Milia. Son unos pequeños granitos blancos que suelen aparecer cerca de los ojos y en realidad no se trata de suciedad, grasa, o pus; son células de la piel atrapadas que debe extraer un dermatólogo o especialista. 

  4. Queratosis pilar. Esta se da cuando la acumulación de queratina (proteína de la piel) forma un tapón que bloquea la abertura de un folículo piloso. Presionar o rascarse estas lesiones provoca enrojecimiento y cicatrices, por lo que lo mejor es usar un exfoliante con ácido salicílico para calmar la inflamación. Si no hace efecto efecto, visita a un dermatólogo. 

  5. Los puntos negros. Exprimirlos obliga a las bacterias a provocar un traumatismo aún más profundo en la piel; se recomienda usar un exfoliante y limpiador contra espinillas y puntos negros.

 

Cuando veas un grano y quieras atacarlo, resiste el impulso y piensa en el panorama general y en el futuro de tu piel.

 

Fuentes:

Mamiverse.com

Biobiochile.cl

 

 

3.7 | 6

    Comentarios