No tener una buena almohada está afectando a tus horas de sueño: aprende a escoger la que más te conviene

Blog Single

Quizá no lo sepas, pero pasarás un tercio de tu vida durmiendo. En años, ello vendría a ser entre 20 y 25. Sí, es demasiado tiempo, por lo que deberías darle mucha importancia a ese lugar en el que tu cuerpo pasará muchas horas descansando: tu cama.

Todo en la cama importa, desde un buen colchón, sábanas limpias y frazadas, hasta la infaltable almohada, que juega un papel importante a la hora de dormir. 

Escoger una almohada parece una tarea simple, sin embargo, debes tener muchas cosas en cuenta, ya que no elegir la correcta puede afectar tus sagradas horas de descanso nocturno. 

¿Qué debes tener en cuenta?

El tiempo de vida

¿Cuántos años tiene tu almohada? Quizá no lo sepas con exactitud, pero al menos eres consciente de que ya superó por mucho los dos años. Si es así, entonces ya es tiempo de un cambio.

Los expertos recomiendan cambiar las almohadas cada dos años.

Una almohada diferente para cada forma de dormir

Todos duermen de una manera diferente, algunos boca arriba, otros boca abajo o de costado. Para cada uno de ellos existe un tipo de almohada.

Boca arriba: la almohada que elijas debe ser de dureza media. La altura debe ser entre los 10 y 13 centímetros. La longitud debe superar el ancho de tus hombros.

Boca abajo: si esta es tu forma de dormir, entonces necesitas una almohada fina, que también es recomendada para los niños.

De costado: en este caso es recomendable que uses una almohada de alta, de hasta 15 centímetros.

Pruébala

No solo basta con tocar la almohada, tienes que probarla. Existe una manera de saber cuál es la almohada perfecta para ti. En todos los casos debes usar un pared como si fuera un colchón.

Si duermes de costado, entonces pega tu hombro en la pared y mantén tu cabeza erguida. Elige una almohada que calce perfectamente entre el espacio que hay entre tu cabeza y la pared.

Pero si duermes sobre la espalda, entonces pégate hacia la pared. La almohada que necesitas debe ser una que rellene el espacio existente entre la parte posterior de tu cuello y la pared.

Lo importante al hacer estas pruebas es sentirte cómodo con la almohada.

Almohadas cervicales

Si tienes algún problema en el cuello, lo recomendable es una almohada cervical. Debes elegir aquella que tenga la forma de tu curvatura fisiológica para darle soporte a la zona lesionada y a la cabeza ayudando a reducir el estrés sobre las vértebras.

Los especialistas recomiendan que cada persona debe tener una almohada que se adapte a sus hábitos de sueño y morfología. En ese sentido, si compartes tu cama con alguien, cada uno debe tener su propia almohada.

El material

Las almohadas están hechas de diferentes materiales, las hay con plumas, de agua, sintéticas y de látex, cada una con un fin específico:

Las de agua: son perfectas porque se adaptan a los movimientos de la cabeza. Este tipo de almohadas proporcionan firmeza y densidad. Aunque son muy buenas, puede costar adaptarse a ellas.

Las de espuma: este tipo de almohada no debe ser usada por personas que se mueven mucho cuando duermen ni por los niños.

Las de plumas: si eres de las personas que duerme boca abajo, entonces esta almohada es para ti. Si embargo, no te sentarán muy bien si eres alérgico. Los niños también pueden usarla, pero hay que tener mucho cuidado con las plumas que pueden escaparse.

Las de lana y algodón: son buenas por si tienes asma o alergia a los ácaros, ya que no producen alergias.

Las de látex: ideal para ti que duermes de costado o si tu masa muscular es superior a la media.

Fuente: The Huffington

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios