ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

No es broma: el azúcar es adictiva y te explicamos por qué

Blog Single

Alguna vez te preguntaste por qué amas tanto el azúcar y todo lo dulce que pueda existir. El azúcar forma parte de muchos de los alimentos que consumes a diario y desde que eras niño, tu cuerpo y tu cerebro disfrutan tanto de él que es casi imposible decirle que no, pues quizá ni siquiera te diste cuenta que ya eres un adicto más. 

¿Por qué pasa esto? La respuesta no es una sola y según diferentes estudios estas serían las razones:

Nacemos golosos

La Universidad de Washington, en Estados Unidos, realizó un estudio sobre los humanos y su relación con el azúcar. Una de sus conclusiones fue que los recién nacidos tienen una marcada preferencia por lo dulce, sabor que está por encima de los demás. También descubrieron que quienes disfrutan más de los alimentos azucarados son los niños a diferencia de los adultos.

Diferentes científicos coinciden en que la preferencia de los infantes por los sabores dulces se debe un vestigio evolutivo. Hace miles de años, aquellos jóvenes que preferían alimentos ricos en calorías tenían, probablemente, más posibilidades de sobrevivir cuando los alimentos escaseaban.

No sabemos que tan fácil era conseguir azúcar en el pasado, pero al menos ahora solo basta con caminar unos pasos e ir a la cocina para encontrar azúcar refinada y cualquier otra comida dulce que por ahí haya. Esta facilidad y la enorme preferencia por lo dulce puede ser una de las causas de que actualmente la obesidad infantil sea más alta.

Sus efectos en el cuerpo

Al consumir azúcar, el cuerpo segregará más serotonina, considerada como la 'hormona de la felicidad', por lo que si una persona se encuentra con los ánimos por los suelos, comer cosas dulces puede ayudarle a subirlos. El azúcar produce un impulso anímico casi instantáneo.

Ingerir bastante azúcar hará que el cuerpo libere más insulina en su intento de regular la glucosa en la sangre y mantenerla a un nivel normal. Esto puede causar una hipoglucemia reactiva que hará desear mucho más azúcar.

Estimula el cerebro y eso nos gusta

La ciencia también ha descubierto que el simple sabor del azúcar tiene la capacidad de estimular el cerebro. Existen experimentos que lo han comprobado. En ellos se ha visto que los participantes que se enjuagaban la boca con agua azucarada eran capaces de realizar mejores tareas mentales. Los resultados eran inferiores cuando se enjuagaban la boca con agua endulzada con edulcorante artificial.

¿Cuánta azúcar debemos consumir?

Ya en 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) fijó la cantidad recomendada de azúcar que se debe consumir por día. La cantidad máxima por día no debe superar un 10% de las calorías ingeridas, el porcentaje se aplica tanto para niños como para adultos. Esto se traduce en 50 gramos de azúcar, que equivale a unas 12 cucharaditas de café.

Aunque, según el National Health Service (NHS), servicio público de salud británico, la cantidad de azúcar debería depender mucho de la edad, estado físico y talla de cada persona. Por lo que recomiendan que el consumo máximo para varones sea de 70 gramos y para las mujeres de 50.

No obstante, mientras menos azúcar refinada se consuma, mejor será para la salud.

1.9 | 18

    Comentarios