Los riesgos de tener animales exóticos como mascotas

Blog Single

¿A quién no se le cruzado por la mente tener un animal distinto? Creo que todos lo hemos imaginado. Con especies tan hermosas y formidables, sobre todo en un país biodiverso como el nuestro, hacen que la idea suene tentadora y hasta realizable. Sin embargo, la práctica nos dice que tener un animal exótico como mascota podría ser una pésima idea y poner en riesgo la vida, no solo de quienes los cuidan, sino también del resto de la ciudadanía.

Solo hace falta considerarlo un momento para entender que esta práctica, aunque parezca inofensiva, realmente lo que hace es alentar las actividades de una industria que no tiene ningún respeto por la naturaleza. De hecho, los traficantes dedicados a ofrecer estos animales en el mercado negro los tratan como mercancía, por lo que son comercializados en horribles condiciones: mal alimentados, estresados por el cautiverio, golpeados por la falta de cuidado al transportarlos, etcétera; imagina el resto.

Por otro lado, estos animales requieren de cuidados especiales que a la larga terminarán siendo demasiado costosos. Por ejemplo, un tigre adulto come alrededor de 5 kilos de carne al día, lo que significa un costo de más de 7,000 soles al mes solo para cubrir su alimentación. Algunas de las especies más populares, además, viven demasiado tiempo: un lagarto americano vive hasta 50 años y un chimpancé puede vivir tanto como un humano promedio. ¡Es mucho tiempo para cuidar de alguien! Por eso muchos de los dueños, luego de algún tiempo de mantener a sus “mascotas”, terminan buscando deshacerse de sus animales sin ninguna solución. Las organizaciones no los tomarán si son adultos y muchas veces ni siquiera tienen los recursos para hacerlo aunque sean mascotas pequeñas.

Otra cosa a considerar es que estos animales pueden alterar el ecosistema al que llegan e introducir plagas extranjeras si es que no se realiza un control adecuado. La mayoría de veterinarios no tiene experiencia lidiando con animales no domésticos, así que no podrán tratar ciertas enfermedades por falta de conocimientos o recursos. Si en los aeropuertos no dejan pasar libremente frutas ni semillas de país a país por miedo a dañar el ecosistema de cada lugar, imagina lo que podría ocasionar un animal contaminado o enfermo fuera de su hábitat regular.

Para terminar, está el peligro evidente de morir a causa de un ataque. Luego de que un chimpancé de casi 100 kilos atacara a la mejor amiga de su dueña bajo riesgo de haberla asesinado, el experto en comportamiento animal Nicolas Dodman, declaró a la cadena ABC lo siguiente: “la mayoría de las personas con animales salvajes pueden hacerlo bien por un período de tiempo, pero de pronto algo parece ir mal”. Pese a que estos animales puedan parecer dóciles o confiables, debemos recordar que siempre estarán dominados por sus instintos y que no podrán ser domesticados con facilidad. La vida salvaje debe permanecer salvaje, es lo más normal.

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios