ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Las apariencias engañan. Conoce las grasas malas que no son tan malas

Blog Single

Ya sea porque hemos leído información en Internet o porque algún amigo nos ha dado ciertos consejos, muchos creemos que todas las grasas son malas, sin embargo, esto no es así; al contrario, hay grasas que debemos ingerir. Estamos seguros que conoces a los alimentos 'grasosos' que te vamos a mostrar y las razones de porque consumirlos te sorprenderán.

 

Rápidamente recordemos algunos de los problemas más frecuentes por consumir demasiada grasa: sobrepeso u obecidad, males cardiácos, diabetes, entre otros. Por eso, para evitar que nuestra salud se vea afectada solemos evitar las frituras, carnes como las de chancho, mantequilla y otros alimentos que tienen fama de grasosos.

 

A continuación algunas de las ideas que tenemos sobre el consumo de grasas:

 

#1. "Para cuidar mi salud dejaré de consumir todo tipo de grasa"

Esto es contraproducente porque cuando no consumimos grasas, lo reemplazamos con otra cosa para mantener su consumo calórico necesario. Por ejemplo, una campaña de varias décadas en Estados Unidos para reducir el consumo de grasa dio lugar al abuso de azúcares y carbohidratos refinados. A las finales no engordaron por el consumo de grasa pero si por , abusar de alimentos bajos en nutrientes y altos en calorías. 

 

#2. "Todas las grasas saturadas, como la mantequilla, son malas"

Algunos estudios no pudieron mostrar el beneficio de reducir las grasas saturadas porque los participantes las sustituían con margarina y otros aceites vegetales parcialmente hidrogenados que contienen grasas trans, que más tarde demostraron ser incluso más dañinas para las venas que las grasas animales. Se recomienda consumir muy poca grasa saturada como la mantequilla 

 

#3. "Voy a seguir una dieta muy estricta para sentirme mejor"

Si realmente te preocupa mantener la buena salud por sobre lo demás, enfócate en una dieta con muchos alimentos provenientes de plantas y aceites vegetales no saturados, con granos enteros como el arroz integral y el bulgur, así como frutas y vegetales como las fuentes principales de carbohidratos.

 

Las grasas saturadas que están presentes en nuestras comidas de casi todos los días son la mantequilla, los lácteos enteros, la grasa de la carne de res y de chancho, además de otras como los aceites de coco, palma y palmiste.

 

Puedes sustituir esas grasas con aceites vegetales altos en grasas poliinsaturadas, como el de maíz, soya, cártamo, girasol, maní, nuez y uva. También los aceites de oliva y canola son saludables y ricos en grasas tanto monoinsaturadas como poliinsaturadas. 

 

Recomendaciones finales sobre dos productos muy populares. Por ejemplo, en cuanto al consumo de queso hay que tener presente que los lácteos deberían limitarse a una ración cada uno a tres días. Por otro lado, el nivel nutritivo del popular aceite de coco no está comprobado y es mejor que lo uses como humectante para tu piel o el cabello.

 

Fuente: NYTimes.com

 

2.6 | 14

    Comentarios