ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Esta es la razón por la que debes evitar los 'bronceadores caseros'

Blog Single

Seguro has escuchado del poder bronceador de una gaseosa oscura o quizás leíste que el jugo de zanahoria te dará ese color naranja perfecto para el verano, sin embargo, hay algo que no te dicen sobre estos métodos caseros. Descubre qué esconden todos ellos y conoce opciones naturales menos dañinas.

 

Empecemos entendiendo el proceso de bronceado, es decir, lo qué le tiene que pasar a nuestra piel para que obtenga ese tono oscuro que tanto anhelamos:

 

1ro. Pasar mucho tiempo bajo el sol.

2do. Después de exponerte al sol, la piel se enrojece (esto tarda 1 minuto aprox.) y responde produciendo melanina para proteger el ADN de nuestras células de los daños producidos por los rayos UV. Es decir, la piel crea pequeñas capas de pigmento que se colocan encima del núcleo de las células para protegerlas y eso es a lo que denominamos bronceado.

 

Ahora bien, para lograr un bronceado hay diversos métodos:

  1. El más popular es el que se logra tras exponerse al sol y con la ayuda de productos bronceadores.
  2. Están las camas de bronceado.
  3. Y aquellos sin luz solar, como los sprays.

 

Esta vez nos centraremos en la version casera del primero de los tres. Existen en el mercado productos creados para broncear la piel y éstos tienen un elemento esencial que no poseen los "bronceadores caseros", ellos tienen protector UV (rayos ultravioletas), o por lo menos la mayoría lo debe de tener.

 

Entonces, el principal problema con la gaseosa oscura, el jugo de zanahoria, el jugo de limón o el aceite de coco es que no poseen protección solar que evite que tu piel se dañe durante el proceso de bronceado, por ello, expertos de la salud advierten sobre el peligro de estas soluciones hechas en casa. 

 

“El uso de bronceadores o preparados caseros que supuestamente le darían color a nuestra piel, es una práctica muy peligrosa para la salud de todos, debido a que son elaborados de manera artesanal, sin los insumos necesarios ni condiciones apropiadas”, precisaron los especialistas de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Ministerio de Salud.

 

¿Existen bronceadores naturales? 

Digamos que hay ciertas prácticas que podrían ayudarte a obtener ese color oscuro que tanto buscas sin lastimar tu piel, entre ellas, el consumo de algunos alimentos específicos. A tomar nota:

 

Producir melanina. La mejor manera de estimular la producción de melanina es elegir alimentos “pro bronceado”. Estos son aquellos alimentos que aportan carotenos y betacarotenos, para estimular la producción de melanina; y Vitaminas C y E, para evitar el envejecimiento prematuro de la piel y protegerte de la acción de los radicales libres.

 

Algunos ejemplos de los alimentos que te ayudan a broncearte de forma natural por el contenido de carotenos y betacarotenos son las zanahorias, el tomate, la calabaza, el brócoli y las acelgas. En cuanto a vitamina E debes incluir en tu plato palta, aceites vegetales como el aceite de oliva y cereales integrales.

 

Hidrata tu piel. Antes de ponerte al sol, también necesitas hidratar muy bien tu piel para que las células funcionen correctamente. Asegúrate de tomar tus 2 litros de agua al día y de ponerte crema hidratante o aceites hidratantes todos los días, por la mañana y por la noche.

 

Exfolia tu piel. Exfoliar tu piel 1 o 2 veces por semana te ayuda a deshacerte de las células de piel muertas. Esto es muy importante, porque de esta manera cuando te broncees lo harás sobre las células vivas y no las células muertas, que se caerán bastante rápido y con ellas tu bronceado. Si quieres que tu bronceado perdure, debes exfoliar tu cuerpo con recetas naturales o con cremas exfoliantes compradas.

 

El tiempo adecuado bajo el sol. No se trata de echarse horas de horas bajo el sol, ya que así solo lograrás ponerte roja y con las ganas de que nadie te toque por el ardor. Los 2 o 3 primeros días de contacto con el sol, simplemente exponte durante 20 minutos, para que le des tiempo a la melanina a llegar a las capas exteriores de la piel. 

 

Si quieres lograr un bronceado duradero para todo el verano, deberás pasar 20 minutos de sol al día, siempre con tus protectores solares (mínimo con FPS 30+) y beber bastante agua. 

 

Después de tomar el sol. Luego de pasar un día bajo el sol, lo mejor será hidratar tu piel, para ello, una crema hidratante con aloe vera te será de mucha ayuda; descongestionará tu piel y te dejará una sensación muy refrescante.

 

Recuerda que el problema con los "bronceadores caseros" es que no cuentan con los protectores solares que necesita tu piel para mantenerse saludable. 

 

Fuentes: LaGuiaFemenina.comLaRepublica.com 

2.3 | 4

    Comentarios