Blog Single

¿Entrenar con resaca? Deberías tener cuidado

Blog Single

En una encuesta realizada a diversas personas sobre si normalmente entrenan con resaca o si prefieren saltarse el entrenamiento el día siguiente de haber consumido alcohol, los resultados fueron bastante divididos. Una mitad de los encuestados aseguró jamás entrenar cuando se encuentran bajo los síntomas de la resaca, mientras que la otra mitad confesó ponerse a sudar después de una noche fiestera.

Entonces, ¿quiénes son los que están en lo correcto? Pues, según diversos estudios realizados, son los que se ponen a entrenar con resaca los que deberían tener especial cuidado.

Lo que ocurre en tu cuerpo

Todos los síntomas de la resaca se deben a una cosa: el alcohol ha deshidratado tu cuerpo. Además de necesitar reponer líquidos, tu cuerpo también necesita reponer todas las vitaminas y minerales que ha perdido, las mismas vitaminas y minerales esenciales para el rendimiento deportivo. Un cuerpo alcoholizado significa que tendrá un menor rendimiento, ya que no solo su fuerza y potencia se verán reducidas, sino que también se verán alterados los movimientos normales.

El alcohol también causa que los niveles de triglicéridos aumenten y empeore la circulación de la sangre. Esto aumenta el riesgo a padecer una enfermedad cardíaca.

Puedes entrenar, pero con cuidado

Si te urge entrenar a pesar de la resaca, entonces procura que sea un entrenamiento suave y que no te exija demasiado. Tu cuerpo ya se encuentra deshidratado, por lo que hacerlo sudar y perder incluso más líquidos corporales puede tener como consecuencia que sufras un desmayo a peor.

Según un estudio realizado por investigadores de la universidad de Dublín, una sesión de 20 minutos en bicicleta elíptica a velocidad moderada quema casi tantas calorías como correr la misma cantidad de tiempo, así que no sientas la necesidad de exigirte demasiado y dale a tu cuerpo el tiempo que necesita para recuperarse de la noche anterior.

Fuente: Mens Health

1.3 | 3

    Comentarios