Conoce los riesgos de tomar demasiados suplementos alimenticios

Blog Single

Los vemos en la mayoría de farmacias e incluso en supermercados. Tal vez hasta nos han hablado de ellos o se nos ha cruzado por la mente empezar a consumirlos para obtener un mayor rendimiento. Hablamos de suplementos alimenticios y multivitamínicos. Y es que solo hay que ir, comprarlo y le daremos a nuestro cuerpo todas las vitaminas que le faltan. ¿Qué de malo puede haber? Después de todo son vitaminas, y las vitaminas son buenas.

Pero en realidad, es muy posible tener una sobredosis de estos suplementos y causar daños a nuestro cuerpo si no los consumimos con cuidado. 

Todo en exceso es malo

El cuerpo necesita estas vitaminas, pero en una cantidad específica, ni más ni menos. Estos suplementos están hechos para las personas con falta de dichas vitaminas o que, por algún motivo en particular, necesitan consumir más.

Tomemos como ejemplo el calcio, un nutriente básico para nuestra salud pero que en demasiadas cantidades puede bloquear tus arterias. El potasio también. Este mineral tiene la función de regular los latidos del corazón, por lo que si consumimos de más, puede terminar causando graves problemas a este órgano.

Vitaminas como la A, consumidas en exceso, terminan siendo tóxicas para el organismo y causan problemas como la pérdida de cabello e incluso mal funcionamiento del hígado.

Siempre habla con un doctor

Tomar suplementos y multivitamínicos no es como prepararse un smoothie para recuperar fuerzas, sino que deben ser tratados con precaución. Si sientes que lo necesitas, habla primero con tu doctor para que te diga exactamente qué suplemento tomar, cuántas veces al día y en qué cantidades. Solo así podrás garantizar estar ayudando a tu cuerpo en lugar de perjudicarlo.

Fuente: Self

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios