Conoce las enfermedades a las que somos más vulnerables en estos momentos y cómo protegernos de ellas

Blog Single

Además del daño material y las pérdidas humanas, los huaicos e inundaciones, también son responsables de la aparición de diferentes problemas a la salud, desde los más leves como los hongos, hasta los más graves como infecciones o dengue, por las picaduras de mosquitos.

Saber a qué se está expuesto y cómo protegerse es fundamental en momentos de emergencia como los que vive el país actualmente. 

Problemas respiratorios

Los huaicos arrastran piedras y bastante barro. Cuando el barro se seca y las personas y vehículos comienzan a transitar, el polvo emerge. Esto causa que en las personas asmáticas se intensifique su mal y que aquellas con alergias sufran de problemas respiratorios agudos.

El polvo fino no solo afecta las vías respiratorias, también los ojos, sobre todo a los más vulnerables, los niños y adultos mayores.

Recomendación: usar tapabocas o mascarillas para proteger las vías respiratorias y evitar contraer enfermedades respiratorias.

Heridas y dolores

Los cortes, especialmente en los pies, son comunes en los damnificados por los huaicos y desbordes. Al escapar de sus viviendas y de la zona de peligro, las personas han tenido que caminar sobre lodo, piedras, maderas y objetos que los han lastimado.

Los dolores también se hacen presentes, sobre todo en la espalda, a causa de las largas caminatas o por llevar consigo cosas pesadas, ropa, alimentos, pertenencias y hasta por cargar a otras personas.

Recomendaciones: estar en todo momento con los zapatos puestos cuando se transiten por las zonas afectadas. Algunas personas se los quitan para no mojarlos, pero se arriesgan a pisar vidrios o clavos que no pueden ver. Para reducir el dolor de espalda hay que caminar bien erguidos y no encorvarse mucho. Evitar cargar mucho peso, solo llevar lo que es necesario.

Tiña, hongos y dengue

El agua empozada trae diversos males como los hongos o tiña en manos, pies o diversas zonas del cuerpo. Estos pueden afectar más a los niños, quienes sin saberlo, juegan en el agua contaminada.

Otro de los problemas que trae el agua estancada son los zancudos, quienes ven en estos el lugar perfecto para poner sus huevos. Estos insectos son transmisores de diferentes enfermedades, como el dengue y el tan temido zika.

Recomendaciones: evitar el contacto con el agua estancada e intentar eliminar todo lo que se pueda. Si se trata de una inundación, se requerirá de maquinaria para eliminar el agua, entre tanto hay que utilizar repelente y cubrirse con un mosquitero en las noches.

Enfermedades gastrointestinales

Las infecciones gastrointestinales también se hacen presentes en zonas donde el agua se ha empozado. Este tipo de infecciones pueden causar diarreas, vómitos y fiebre, que a su vez producen cuadros de deshidratación.

Esto se debe a que las zonas afectadas servicios básicos como el agua potable son suspendidos y la necesidad lleva a las personas a utilizar agua que no es segura para el consumo ni para lavar los alimentos. El cólera o la fiebre tifoidea pueden aparecer por beber agua contaminada.

Recomendaciones: no dejar que los niños jueguen con el agua empozada, purificar el agua (dos gotas de lejía por cada litro), desinfectar frutas y verduras (también con lejía: una cucharadita por cada litro de agua y luego enjuagar), hervir el agua y lavarse bien las manos con agua y jabón.

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios