ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Conoce las causas de los sorpresivos calambres en piernas y pies

Blog Single

Estás caminando por la calle y de pronto sientes que una de tus piernas se tensa fuertemente, o a mitad de la noche, mientras duermes, un dolor insoportable hace que te despiertes; en ambos casos estás ante los molestísimos calambres. Conoce las causas de padecerlos. 

1. La pérdida de agua y sales

Las sales minerales (sodio, potasio, calcio) y el agua, posibilitan gran parte de las reacciones químicas que regulan la contracción muscular. Cuando el organismo detecta algún desbalance en dichas sustancias (deshidratación) genera calambres.

2. Mala posición

Existe un vínculo entre los calambres y el hecho de estar sentado mucho tiempo o en una posición incómoda, lo cual podría afectar a la circulación de las piernas. En este sentido, también puede afectar la forma en que andas o si siempre caminas sobre asfalto duro. 

3. Usar tacos

Caminar en tacos por más de dos horas disminuye la capacidad del músculo de producir fuerza, también conocido como fatiga muscular, contrayéndose involuntariamente (calambre) como mecanismo de defensa.

4. Como síntoma del embarazo

Por los cambios hormonales y el aumento del volumen del vientre, el retorno venoso en los miembros inferiores se hace lento. Esto hace que haya acumulación de líquidos y propicia la contracción muscular repentina, duradera y dolorosa.

Según los especialistas, sí es posible evitar los calambres, estas son algunas de sus recomendaciones: 

  • Llevar una alimentación en la que predominen las vitaminas y los minerales será lo mejor que podrías hacer, se recomienda comer frutas, verduras y cereales. También debes incluir a los críticos por su alto contenido en potasio, un rico jugo de naranja será muy buena opción.  

  • Dieta sin grasas, especialmente las de origen animal, ya que éstas no favorecen el buen funcionamiento del sistema circulatorio.



  • Si haces ejercicio, éste debe ser progresivo para ir adaptando tu cuerpo de a pocos, incrementa la exigencia sin obsesionarte.
     
  • Es posible que tu forma de correr no sea la correcta, provocando que los músculos se resientan cada vez que entrenas, por ello, si es un ejercicio muy frecuente, sería bueno que un experto revise la técnica que empleas. 

  • Debes tratar de recuperar los electrolitos perdidos durante el ejercicio y rehidratarte, las bebidas isotónicas pueden ayudarte a ello.

 
Si te dan calambres muy a menudo o cada vez son más fuertes, lo mejor es que vayas a un médico.

Fuente: El Comercio

3.5 | 15

    Comentarios