ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Cómo proteger a tus bebés durante el verano?

Blog Single

Si en un día muy soleado nosotros, como adultos, sentimos que nos desesperamos, imagínate todo lo que debe sentir un pequeño o pequeña con mucha menos resistencia al calor. Por eso es importante que sepas cómo prevenir que tu bebé sufra los efectos del intenso verano que ya empezó a hacerse notar.

 

Antes de ir a la playa o al campo con tu bebé, hay 4 factores que debes tener en cuenta:

 

  1. El momento más caluroso del día. Debes evitar la exposición al sol tanto como sea posible entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde, que es cuando el sol está más fuerte. Este regla es especialmente importante para los niños que son menos capaces de sudar, que es la forma natural del cuerpo humano para bajar la temperatura.
     
  2. Acostúmbralo poco a poco al calor. Si tienes un bebé, es necesario aclimatarlo de a pocos a las temperaturas. Por ejemplo, deberás ir aumentando gradualmente su tiempo de exposición al aire libre durante un período de 10 a 14 días y tomar descansos cada 30 minutos durante las condiciones de climas extremas. Con 25° tu bebé ya puede sentirse muy afectado y con 35° ya no deberías exponerlo al sol. 

  3. Sus ojitos son demasiado sensibles. Si los niños son expuestos al sol desde muy pequeños, los efectos se darán a corto, medio y largo plazo. A corto plazo los niños pueden sufrir queratitis, irritación ocular, fotofobia o conjuntivitis y, a largo plazo, problemas como degeneración macular asociada a la edad, y cataratas. El 50% de la radiación ultravioleta a la que nos exponemos a lo largo de nuestra vida recae en nuestro sistema visual antes de los 18 años y el daño es acumulativo. 

  4. Haz caso de tu intuición. Los padres sienten cuando las cosas pueden afectar a sus hijos; por eso, si no estás seguro o segura de sacarlo a la calle, haz caso de tu intuición. Tú eres el mejor termómetro. Si tú estás sudando o sintiéndote incómodo, entonces es más que probable que tu bebé se sienta exactamente igual. 

 

Ahora que ya conoces de esta información, sigue las siguientes recomendaciones para cuando decidas sacar a tu bebé en temporadas de mucho calor:

 

  • No cubras con una manta el cochecito de tu bebé porque no permite que el aire pase y puede haber riesgo de asfixia.

  • Viste a tus hijos adecuadamente para el calor. Si tienes un bebé de menos de seis meses, ropita de manga larga pero fina es una buena elección y, si tiene más de seis meses, pantalones cortos y una camiseta corta transpirable será la opción adecuada.

  • No abuses cubriendo con ropa a tu bebé y utiliza gorras o sombreros de ala ancha para proteger su carita.

  • Aplica protección solar a tus hijos. Si tienes un bebé, compra un producto específico para piel de bebés y si son niños pequeños, escoge uno adecuado para ellos también.

  • No dejes nunca a los niños esperando en el auto.

  • Hidrata a tus hijos con agua fresca todo el tiempo. Si tu bebé está amamantado, es posible que tenga más sed y su demanda aumente.

  • Si tu hijo tiene mucho calor, deberás acudir a un lugar fresco, quitarle capas de ropa y darle agua fresca.

 

Fuente: EtapaInfantil.

2.4 | 61

    Comentarios