Cómo organizarse con niños y adultos mayores en casa ante una emergencia

Blog Single

Hechos lamentables como los ocurridos en Chosica, Punta Hermosa, Piura, Chiclayo y demás regiones del país nos hacen preguntarnos cuán bien estamos preparados para afrontar desastres naturales de tal magnitud.

Evitar la fuerza de la naturaleza es casi imposible, pero lo que si podemos hacer es prepararnos y prevenir posibles daños a nuestra salud, la de nuestra familia y vecinos, sobre todo de los miembros más vulnerables, los niños y adultos mayores. 

Niños y adultos mayores primero

El cuidado de los adultos mayores es muy importante, y es que según las cifras obtenidas de diversos desastres naturales, ellos son los más afectados. Son más vulnerables al calor y al frío, su fuerza y capacidad para movilizarse es muy limitada, al igual que su vista y audición. Para hacerlos, hacerle frente a una situación de emergencia es más complicado porque difícilmente pueden viajar largas distancias, soportar las inclemencias del clima o conseguir comida. 

En el caso de los niños el golpe más duro que reciben es el emocional. Pueden sufrir de ansiedad intensa y temor, aún cuando ya no hay peligro. El miedo a dormir solos, aislarse o hacer rabietas son señales de que existe un trauma. La presencia de los padres es importante para aliviar los traumas. El afecto físico es vital, también actividades como el dibujo, música y el juego para aliviar tensiones. Nunca hay que descartar la idea de buscar ayuda profesional si es necesario. 

Por ello es importante estar bien informados para saber cómo actuar e intentar reducir los efectos del desastre. 

Prevención

Prevenir antes que lamentar siempre es mejor. Jamás pienses que la zona en la que vives está libre de cualquier desastre. Quizá no esté en un lugar por donde pasan huaicos, inundaciones o tornados, pero si puede sufrir los efectos de un fuerte sismo. Por esta razón: 

1. Fija junto a tu familia y vecinos un punto de encuentro seguro en que puedan reunirse en si ocurre una emergencia. Ese lugar debe ser de fácil accesibilidad para todos, en especial para niños y ancianos, es decir, con rampas y bien iluminados. 

2. Memoriza donde se encuentra la caja eléctrica, agua y la llave de gas de tu casa. Tener acceso rápido a ellos te ayudará a prevenir cualquier catástrofe. 

3. Ubica bien las vías de evacuación de la zona en la que vive o trabajas. 

4. Ten a la mano siempre los número telefónicos de la Policía, Bomberos, Defensa Civil y Hospitales. Cualquier miembro de tu familia puede necesitarlos. 

5. Guarda linternas con las baterías cargadas o velas en un lugar que todos en casa conozcan para que sean utilizados en emergencias. 

6. Alista un equipo de supervivencia, este debe incluir: mantas, comida enlatada, agua embotellada, una radio, un silbato, un equipo de primeros auxilios, paraguas, telas plásticas para protegerte de la lluvia, una navaja, entre otros. 

7. Si vives en una zona de huaicos evita enviar a tus hijos al colegio, una lluvia repentina puede activar las quebradas y llevar a un huaico. 

Durante el desastre

1. Guardar la calma en todo momento. La desesperación puede asustar a los niños y exaltar a los adultos mayores, sobre todo a aquellos con problemas cardíacos. 

2. Cierra las llaves de agua, gas y electricidad.

3. Lleva contigo el equipo de supervivencia. Fíjate si está completo.

4. Busca un lugar seguro donde refugiarte, en caso tu vivienda ya no sea un lugar seguro. 

5. Si el desastre ocurre cuando todos los miembros de la familia están fuerza de casa, intenta comunicarte con ellos y reúnance en el punto encuentro pactado. 

6. Cuando ya estés en un lugar seguro enciende el radio, es importante estar al tanto de lo que ocurre a tu alrededor. 

Después del desastre

Un desastre puede comprometer tu vivienda y obligarte a abandonarla. Ya pasada la emergencia quizá intentes volver, pero con toda tu familia a tu casa, sin embargo esto puede ser peligroso. 

Antes que todo, deja que personal de Defensa Civil haga una revisión y determine si todavía es habitable. Si aún no llegan a la zona, ingresa tú solo a tu vivienda y has una revisión exhaustiva y minuciosa. Si está en buen estado, puedes volver, sino, pide ayuda a la municipalidad de tu distrito y demás autoridades.

Recuerda, la prevención te ayudará a reducir los daños de cualquier desastre, así como guardar la calma en todo momento y estar a cuidado de los niños, ancianos y mascotas. Tu bienestar está en tus manos. 

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios