ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

¿Aún le tienes miedo a la medicina quiropráctica? Un especialista te aclara el asunto

Blog Single

¿Quién no ha oído hablar de la quiropráctica? En la actualidad, esta profesión se encuentra entre las tres profesiones más importantes para el cuidado de la salud en América del Norte y Europa, junto a los estudios en medicina y odontología. Como sabemos que algunos todavía le temen a este tipo de tratamientos, decidimos entrevistar al quiropráctico profesional Daniel Röhsig del Instituto Quiropráctico Internacional. Vamos a ver qué nos dice del tema

 

P: ¿Cuándo uno debería acudir al tratamiento quiropráctico?

R: La quiropráctica es una profesión al servicio de la salud que se dedica a la prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas neuro-esqueléticos. Sin embargo, cualquier persona que tenga interés en mejorar su salud puede buscar a un quiropráctico. No es necesario tener algún síntoma o dolor para tratarse pues el objetivo es tener una columna saludable. El tratamiento quiropráctico abarca todas las edades: desde recién nacidos hasta ancianos y también existen técnicas específicas para madres gestantes.

 

P: ¿Es la medicina quiropráctica una pseudociencia?

R: No. La quiropráctica surgió en 1895 en los Estados Unidos, cuando el investigador David Palmer comenzó a tratar a las personas a través de maniobras manuales, dando a la profesión su nombre actual. La quiropráctica es una carrera de nivel universitario con duración entre cinco a seis años, lo que equivale a unas 5,000 horas, sin tomar en cuenta las prácticas que preceden una vez acabada la carrera.

 

P: ¿Qué conocimientos se combinan en esta práctica?

R: Abarca desde una extensa educación en ciencias biomédicas (funcionamiento del cuerpo humano, sistema nervioso, articulaciones y biomecánica, que es la forma como el cuerpo se mueve), pasando por métodos de diagnóstico (evaluación del histórico del físico humano, evaluación de las condiciones físicas musculares y articulares, evaluación de exámenes de imagen rayos X o resonancia magnética) y técnicas clínicas (ajustes quiroprácticos para corregir la alineación de las , terapias, ejercicios, recomendaciones para una mejor calidad de vida), entre otros.

 

P: ¿Qué clase de enfermedades se logran tratar con ayuda quiropráctica?

R: Los males más comunes son: dolor lumbar, dolor cervical, hernia de disco, dolor en el nervio ciático, dolor de cabeza, tendinitis, contusión, tortícolis e incomodidades articulares. También están los problemas de postura, comunes para quienes pasan todo el día frente a la computadora o viven en constante tensión. Como la quiropráctica trabaja con la columna vertebral, su relación está íntimamente relacionada con el sistema nervioso, que controla todas las funciones corporales. A través de la corrección de estos desniveles y desviaciones de la columna, se recupera la biomecánica de las articulaciones y, con ello, la irritación y el estrés son removidos.

 

P: ¿Hay alguna contraindicación para este tipo de tratamiento?

R: Como todo método terapéutico, los tratamientos realizados por los quiroprácticos tienen indicaciones y contraindicaciones precisas, pero cuando son realizados por profesionales calificados los riesgos son extremadamente reducidos. Ciertas condiciones ya existentes en algunos pacientes hacen de la atención quiropráctica un tema un poco más delicado. Por ejemplo: cuando hay osteoporosis, cirugías en la columna vertebral, artritis aguda, historial de fracturas en la pelvis o en la columna, entre otras. Aun así, todo paciente puede beneficiarse del cuidado con la quiropráctica, lo que diferencia una atención de otra son las técnicas utilizadas por el profesional, tomando en cuenta el historial del paciente.

 

P: Algún comentario final para los lectores…

R: Todos hacemos chequeos regulares con oftalmólogo, dentista o médico como forma de prevención, pero no se nos ocurre darle el mismo mantenimiento al centro de nuestro organismo: nuestra columna. Es increíble, pero dependemos de nuestra columna vertebral y articulaciones para las actividades cotidianas, los deportes y la postura, así que deberíamos tenerlo presente y preocuparnos por mantener su buena salud.

 

Como nos cuenta el especialista, la quiropráctica ayuda a garantizar que todas las articulaciones del cuerpo, especialmente la columna vertebral, funcionen correctamente y, por lo tanto, no padezcan un sobre esfuerzo o haya interferencia sobre los nervios que salen de la columna. ¡Acude al quiropráctico para reconocer el estado de tu columna y evita futuros dolores que podrían prevenirse en unas cuantas sesiones!

3.4 | 10

    Comentarios