¿Te cae mal la comida cuando viajas? Aprende a elegir bien

Blog Single

Al viajar en avión te puede dar hambre y más aún si el recorrido es largo y dura varias horas. Pero tú evitas pedir o llevar comida contigo, pues en alguna ocasión esta te cayó muy mal. Lo más probable es que no supiste elegir la comida adecuada para el viaje y solo te dejaste llevar por el hambre y tus antojos. 

La solución no es ayunar, sino saber qué alimentos son los que mejor digiere el cuerpo cuando está en movimiento y evitar molestias gastrointestinales, pesadez o la retención de líquidos.  

¿Qué comer cuando se viaja?

Para disminuir posibles molestias o mejor aún evitarlas, debes elegir alimentos livianos e hidratarte bien. 

Se recomienda no ingerir comidas altas en grasa, carnes, alimentos fritos o rebozados. Tampoco pastas, arroz, cebolla, coles, brócoli, coliflor, lechuga o pepino, alimentos que pueden causar hinchazón o gases abdominales. 

Otro alimento que parece inofensivo y que debes evitar es la sal, ya que produce la retención de líquidos. El pan contiene sal, al igual que las galletas y chips por lo que no debes consumirlos.

Si te da sed toma agua sin gas, especialmente aquella que sea baja en sodio, o infusiones como un té, manzanilla o anís. Dile no a las bebidas alcohólicas y al café.

Consume pan integral, papa o camote, no fritos, sino hervidos y fríos, así como choclos, arroz integral o pastas, pero cocidas al dente. Es necesario que comas, de no hacerlo puedes sufrir de malestares como mareos o bajones de glucemia en la sangre.

Es importante que refuerces tu flora intestinal tomando un complemento nutricional con probióticos. Las infusiones digestivas como el anís, manzanilla, menta, tomillo, funcionan como medicamentos y calman algunos malestares estomacales. 

Ahora sí, ya estás listo para viajar sin problemas o al menos sin muchas complicaciones. 

Fuente: El Clarín

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios