ESTAR BIEN PUEDE SER DIFÍCIL

NOSOTROS QUEREMOS HACÉRTELO FÁCIL


Si aún no se encuentra registrado puede hacerlo desde aquí Regístrate
Blog Single

Mitos y verdades sobre las harinas

Blog Single

 

Las harinas, aquellos alimentos ricos en hidratos de carbono tales como los cereales o el arroz, han sido calificadas como las malas del cuento cuando de dietas para adelgazar hablamos, pero no todas las harinas son malas para perder peso, sino que es cuestión de aprender a elegirlas correctamente. 

 

No todas las harinas son iguales

  • En primer lugar, debes saber que hay una gran diferencia entre harinas refinadas e integrales, pues en éstas últimas se conserva el grano entero, por lo que, siempre hay más fibra, más minerales, vitaminas y antioxidantes que en las primeras y sus derivados.

  • En segundo lugar, ten en cuenta que podemos encontrar harinas más ricas en proteínas que otras, con más o menos presencia de grasas, de fibra, y con mayor o menor proporción de nutrientes buenos para la salud. Por eso, al momento de escogerlas para nuestro plan alimenticio, es importante conocer bien cada alimento en particular.

 

Las mejores harinas y sus derivados para perder peso

  • Por su contenido nutricional y por su alto aporte de fibra, los cereales en general y las harinas integrales son las mejores opciones cuando buscamos perder peso. Además, cuando se consume más fibra o almidón resistente, la digestión se incrementa, haciendo que sintamos saciedad y menos hambre. 

 

Algunas harinas que podemos emplear en nuestra dieta para perder peso (sin olvidar nunca la moderación en su consumo):

  • Harina de trigo integral. Tiene el doble de fibra que la harina de trigo blanca o refinada y posee un 30% más de proteínas que contribuyen a saciar nuestro apetito. Derivados de ella también son de utilidad: pan, pastas, galletas y semejantes.

  • Harina de soya. Aunque es fuente de grasas, las mismas son insaturadas; pero lo mejor, tiene una elevada proporción de proteínas (3 veces más que la harina de trigo) y es fuente de una gran cantidad de fibra. Con ella también podemos elaborar panificados, pasteles u otros.

  • Harina de maíz. Se consigue como tal, sin refinar, y posee una elevada proporción de fibra así como de almidón resistente. Absorbe mucha agua por lo que podemos utilizar muy poca cantidad y conseguir un plato voluminoso sin muchas calorías. Además, también sirve para elaborar todo tipo de platos y no posee gluten, por lo que resulta apta para celíacos.

  • Harina de quinua. Al igual que lo que sucede con la soya, la harina de quinua resulta una buena fuente de grasas sanas y concentra mucha proteína y fibra, por lo que resulta ideal para elaborar sabrosos platos que, además, se pueden incluir sin problemas en tu plan para perder peso.


Además de estas harinas y sus derivados, también puedes sumar a tu dieta quinua, avena, harina de linaza o harina de almendras y garbanzos.

 

Fuente: Trendenciashombre.com

2.7 | 74

    Comentarios