¿Inofensiva o dañina? Revelaciones sobre la mantequilla

Blog Single

La mantequilla. Para muchos, un enemigo de la dieta balanceada y el estilo de vida saludable. Bastante se ha hablado acerca de lo perjudicial que puede ser este producto para nuestra salud y se nos ha advertido que lo mantengamos lejos de nuestras mesas. ¿Pero es en realidad necesario eliminarla por completo de nuestro plan alimenticio? Te lo explicamos

Todo en exceso puede ser malo

A menos que tengas una condición médica, puedes consumir mantequilla siempre y cuando no sea en cantidades desmesuradas y que tu dieta principal sea en base a vegetales, granos enteros, proteína animal y pescado. Durante años se pensó que el secreto para asegurar un corazón sano y unas arterias saludables era eliminar por completo todo tipo de grasas, particularmente las saturadas.

Estudios realizados en las últimas décadas, sumados a revelaciones de cómo toda esa grasa que le quitaban a los productos 'light' fue reemplazada por azúcares de todo tipo nos llevan a la conclusión de que las grasas saturadas no son necesariamente un problema, pero se vuelven dañinas cuando son consumidas en exceso.

Según el endocrinólogo y nutricionista francés, Dr. Boris Hansel, la mantequilla es una de las comidas con la mayor cantidad de grasas saturadas y consumirla de manera regular puede llevar a problemas de colesterol. El secreto está en considerarla un antojo, un placer que nos regalamos de vez en cuando y con moderación.

Hay que cuidarnos de otros productos por igual

En resumen, la mantequilla se convierte en un peligro cuando abusamos de su consumo, pero no tiene nada de malo disfrutarla cada cierto tiempo. Además, debemos prestar más atención a otras cosas que consumimos todos los días a pesar de ser incluso más dañinas, como los carbohidratos simples, las bebidas azucaradas y el pan blanco.

Fuente: NY Times

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios