Blog Single

¿Grasa trans? ¿Grasas saturadas? Aprendamos la diferencia

Blog Single

Las grasas son necesarias para el cuerpo. Sin embargo, hay muchos tipos de grasas que debemos aprender a diferenciar para después no llevarnos desagradables sorpresas. Hay grasas “buenas” y otras “malas”. Te pongo un ejemplo, cuando haces ejercicio tu cuerpo consume los carbohidratos que tenía en reserva pero después de 20 minutos empezará a depender de las calorías que extrae de la grasa. Es decir, la grasa y sus calorías son nutrientes que necesitas para hacer cualquier tipo de trabajo. Esas son las grasas buenas. Por otro lado, las malas tapan tus arterias y provocan infartos. Veamos a continuación los tipos de grasa más perjudiciales: 

Grasas saturadas

Las grasas saturadas son las que elevan el nivel de colesterol malo y aumenta el riesgo de sufrir ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares y otros problemas serios de salud. Los alimentos con mucha grasa saturada deben ser limitados al mínimo para evitar complicaciones. ¿Dónde están estas grasas? Mantequilla, queso, leche entera, helado, crema y carnes grasosas.

¿Por qué es importante limitar estas grasas? Lo que ocurre es que tus arterias deben estar despejadas para que la sangre pueda fluir libremente a su destino. Lo que hace esta grasa es adherirse a las paredes de las arterias y las cierra poco a poco. Mientras más tiempo pases en esa condición le va a costar más a tu cuerpo bombear la sangre y hará que tu corazón se esfuerce el doble y terminará colapsando. Felizmente, el ejercicio y otros tipos de comidas las va destapando paulatinamente. Es cuestión de proponérselo antes de que sea demasiado tarde y tenga que intervenir un doctor.

Grasas trans

Son grasas que se forman por medio de un proceso industrial. Las encontramos en alimentos fritos, snacks, bizcochos, bollos, galletas y comida rápida. El consumo de ácidos grasos trans ocasiona un efecto más negativo que la grasa saturada ya que no solo aumenta el nivel de colesterol bajo sino que también disminuye el colesterol bueno.

¿Qué hacer?

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que las grasas totales (cualquier tipo de grasa) no deben exceder el 30% de tu alimentación diaria. Recuerda que siempre debes preferir las grasas que vienen naturalmente en la comida. Por ejemplo, el pescado o la palta. No dejes que el apuro del día a día te haga freír todas tus comidas. Piensa en lo que tu cuerpo necesita y como te sentirás al comer balanceado.

Además, consume grasas proporcionalmente a las actividades que realizas en tu día a día. Si llevas una vida sedentaria no tienes la oportunidad de quemar calorías y es ahí cuando empiezas a subir de peso.

Fuente: PlanCuidaTemas

1.4 | 17

    Comentarios