Estas cenas navideñas no te harán romper la dieta

Blog Single

Si le preguntamos a las personas qué es lo que más les gusta de la navidad, muchas dirán que los regalos y pasar un momento en familia. Pero para la mayoría, lo mejor de la navidad es la deliciosa cena y comida en abundancia. Lamentablemente, si estamos a dieta o evitando subir de peso, los platos sobre la mesa durante nochebuena pueden hacernos perder el rumbo.

Pero no desesperes. Estar a dieta no es algo malo y sin duda no es motivo para perderse de la cena navideña. Lo único que debes hacer es replantear y cambiar algunas de las opciones, y para eso te dejamos acá varias ideas, tanto sabrosas como saludables.

Entrada:

Para empezar la cena, una deliciosa sopa, caldo o una crema son excelentes opciones. No solo son platos que aportan menos calorías, sino que también reconstituyen el ánimo y calientan el cuerpo. Te recomendamos preparar una sopa de mariscos, un consomé o una crema de verduras o calabaza.

Segundo:

El pescado ya es un plato clásico para muchas familias durante la cena navideña y en realidad es una opción perfectamente válida. Otra buena recomendación son las carnes más magras como el clásico pavo o el pollo. Cocinadas al horno, estas carnes tendrán un menor aporte en grasas, ya que se cocinan en su propio jugo en lugar de necesitar aceite.

Y como acompañamiento, una refrescante ensalada de verduras siempre cae perfecto.

Postre:

La cena no estaría completa sin un rico postre, pero olvídate del panetón que seguramente a todos nos tiene un poco hartos, sobre todo en estos días de calor. Inventa un plato colorido, una ensalada con diversas frutas que no solo cautivará los paladares, sino también adornará la mesa.

Fuente: Web Consultas

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios