¿Cómo es una dieta alcalina?

Blog Single

Un conocimiento compartido entre quienes practican la medicina alternativa es el potencial del ph interno para evidenciar enfermedades. Como se sabe, el ph es una medida que ayuda a definir la acidez o alcalinidad de una disolución y, para mantenernos saludables, la alcalinidad de nuestra orina, saliva y otros fluidos corporales es un buen indicador.

Buscando formas de aprovechar esta información, se descubrió que hay alimentos capaces de modificar el ph de una persona y reducir la acidez en el cuerpo, lo que puede contribuir a combatir distintos males, entre ellos la artritis y los cálculos renales. Hay incluso quienes creen en su poder para controlar el peso. La efectividad de esta teoría la podrás determinar en base a tu propia experiencia y con la supervisión de tu nutricionista; mientras tanto, aquí te contamos más sobre la dieta alcalina.

Para empezar, esta dieta recomienda el consumo de alimentos alcalinizantes entre un 60 y 80%, mientras que el porcentaje restante queda dedicado a alimentos no alcalinizantes, pero con un aporte importante de nutrientes para el organismo. Esto se traduce en una dieta donde predominan las frutas, verduras y hortalizas, a la vez que se minimiza el consumo de azúcares, carnes rojas, lácteos y alimentos procesados. Aquí te dejamos una lista más detallada de lo que deberías consumir:

  • Hortalizas como espinacas, pepino, brócoli, apio, espárragos, palta, papas, limón y tomate.

  • Frutos secos como castañas, almendras y nueces.

  • Legumbres como lentejas y soja.

  • Granos como quinua, amaranto, mijo, trigo y arroz integral.

   

Si vas a darle una oportunidad a esta dieta, recuerda consultarlo con tu nutricionista para que no afecte tu rutina y buena salud.

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios