¿Te sientes deprimida después de dar a luz? No temas pedir ayuda

Blog Single

Hay un aspecto del cuidado posnatal sobre el que muchos temen hablar. La vida después del embarazo puede ser difícil no solamente por las nuevas responsabilidades y horarios, sino porque el impacto emocional y psicológico de este cambio, así como la alteración hormonal que experimentan las mujeres durante el embarazo y después, puede generar una depresión real y que no debe ser ignorada.

Pero aclaremos algunos conceptos primero, pues no se trata de alarmarnos. La depresión posparto es un cuadro drepresivo clínico que se presenta en algunas mujeres durante y después del embarazo. En países como Estados Unidos se estima que alrededor del 14% de mujeres gestantes y que ya han dado a luz padecen de este trastorno. Lo primero es entender de qué se trata.

¿Qué es la depresión post parto y por qué sucede?

El embarazo es un proceso en el que se dan cambios hormonales considerables en tu cuerpo. Los niveles de estrógeno aumentan y empiezas a producir más progesterona también. Una vez que das a luz, tus niveles de dichas hormonas se reducen drásticamente, con lo que muchas mujeres experimentan una serie de síntomas, que no llegan a calificar como depresión. Comúnmente se le llama 'melancolía posparto' o 'baby blues' en inglés y sus síntomas podrían prolongarse por un par de semanas o incluso más, si es que no reciben tratamiento alguno. A saber:

  • Cambios de ánimo
  • Ansiedad
  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Sensaciones abrumadoras constantes
  • Llanto
  • Disminución de la concentración
  • Problemas de apetito
  • Dificultades para dormir

Si notaras que alguno de estos síntomas (o varios) se prolongan por mucho tiempo, sería bueno que estés pendiente de cómo se va desarrollando ese proceso. Existe el riesgo de que aparezcan nuevos síntomas tales como:

  • Ánimos depresivos
  • Llanto excesivo
  • Dificultad para establecer un lazo con el bebé
  • Aislamiento
  • Ausencia de apetito
  • Oscilaciones entre noches de insomnio y jornadas extensas de sueño
  • Fatiga agobiante
  • Desinterés y desafecto por las cosas que disfrutas
  • Irritabilidad y rabia
  • Inseguridad en tu nueva condición de madre
  • Sentimientos de culpa, menosprecio y desarraigo
  • Extrema dificultad para concentrarse, tomar decisiones y emitir juicios
  • Ansiedad severa y/o ataques de pánico
  • Pensamientos suicidas o de lastimar al bebé

Es importante señalar que si bien normalmente la depresión posparto se manifiesta en el primer mes después de haber alumbrado, lo cierto es que podrían aparecer los primeros síntomas hasta seis meses después del parto.

La importancia de hablar

Desafortunadamente, muchas mujeres se avergüenzan de experimentar algunas de estas sensaciones y no lo comparten ni con su pareja, su familia ni su médico. El riesgo es que una depresión que no es tratada oportunamente por un especialista puede prolongarse por meses y empeorar hasta poner en riesgo la vida de la madre y el recién nacido.

Recuerda, además, que si es que estás tomando algún tipo de medicación prescrita por un psiquiatra antes de tu embarazo, no es aconsejable dejarla sin antes haber consultado con tu médico. Muchos fármacos no son contraindicados durante el embarazo y dejar de tomarlos podría tener un efecto más pernicioso del que se quiso evitar en un primer momento.

Todos los humanos podemos deprimirnos en algún momento de nuestras vidas. No depende de nosotros y ciertamente eso no cambia durante el embarazo. No te flageles sintiendo culpa por no ser una 'buena madre' o por no poder experimentar alegría en los primeros días con tu hijo. Deja que un médico determine cuál es la mejor manera de tratar tu depresión y verás que saldrás sin problemas de ellas

Cuida tu alimentación, descansa, no te exijas estándares inalcanzables, no te sometas a situaciones estresantes y comparte tus sentimientos con tu pareja, con tus amigos, con la gente que se preocupa por ti. No estás sola.

Con información de MedlinePlus y MayoClinic 

Por : Estar Bien

"Una vida llena de bienestar, es una vida sana y feliz y eso es, sin duda, una vida mucho más fácil." Somos una iniciativa de RIMAC que apuesta por esa convicción y quiere compartirla con todos los peruanos. Porque estamos convencidos que en la vorágine de la vida diaria, no hay nada más importante que bajar un poco la velocidad, aprender a escuchar al cuerpo, al corazón y a la gente que nos rodea; para encontrar ese bienestar que todos buscamos.

    Comentarios