"Lo importante es que nuestros hijos vean la comida como sinónimo de diversión y familia"

Blog Single

Josefa de la Puente es nutricionista holística, "health coach" certificada por el Institute for Integrative Nutrition y dicta talleres de nutrición y clases de cocina natural. Se ha especializado en salud ginecológica y de la maternidad, y, en su consulta, se enfoca en la persona como ser integral, tomando la comida como base para alcanzar sus metas y sueños. Como si esto fuese poco, es también bloguera de Estar Bien. La entrevistamos para conocer un poco su filosofía y experiencia. Vale la pena leer.

Cuéntame un poco cómo empezó tu interés por la nutrición 

En principio se trató de un interés familiar. Mi mamá estudió nutrición y era vegetariana antes que se pusiera de moda. Fuimos criados con medicina natural y aprendiendo que lo que comes te puede curar o te puede enfermar. Luego tuve mi época rebelde, hasta que el cuerpo te reclama que le prestes atención y lo cuides. El embarazo fue un momento decisivo, al sentir y comprobar la importancia de la alimentación para la formación de un nuevo ser humano y para prepararme para ser mamá.

También te has especializado en salud materna, ¿puedes contarme un poco de eso y cómo llegaste a ese tema? 

La maternidad es algo que siempre sentí cercano y natural. Yo venía trabajando temas femeninos y cuando me volví mamá, mi vida profesional también giró hacia ese ámbito. La maternidad es una gran transición en la vida. Un momento en que la vida y la muerte se tocan durante el parto, y te enfrentas a nuevos retos y alegrías al ver crecer a tu bebé. Hay muchas voces y opiniones hoy en día a cerca de cómo ser mamá. A penas te ven embarazada cualquiera cree tener el derecho de opinar sobre ti, tu hijo y tu vida. Parte de mi trabajo es que las mamás confíen en ellas, que se informen y tomen las decisiones de lo que ellas quieren, dándose cuenta como la sociedad nos condiciona a un tipo de maternidad y nos limita el goce y la libertad que puede haber en ella.

Es un momento en que surgen cosas nuevas, desde alegrías hasta cambios o problemas de salud, por lo que una aliada que te da remedios, te escucha y te da los consejos que tú pides, puede marcar una gran diferencia.

¿Cuál es la relación entre maternidad y nutrición?, ¿debería cambiar nuestra dieta cuando estamos embarazadas o cuando damos de lactar?

Creo que la nutrición y el interés en cómo nos alimentamos da un vuelco cuando sabemos que vamos a ser mamás. De repente lo que comes no sólo te afecta a ti, sino a otra personita. Y ser mamá tiene que ver con nutrir, cobijar, cuidar.

El momento idóneo para cambiar tu dieta hacia una más saludable es en la preconcepción, antes de estar embarazada. De esa manera preparas tu cuerpo para recibir ese nuevo ser. La nutrición y la medicina natural es también una forma válida y efectiva de buscar la fertilidad.

Cuando estás embarazada tus necesidades nutricionales sí cambian, y más aún durante la lactancia. Sí hay cambios que podemos dar para tener más energía y menos desgaste durante estas etapas y así disfrutarlas más. La lactancia es un trabajo físico enorme, es como volverte atleta de un día para el otro, y es importantísimo que la comida que recibas te esté nutriendo de verdad.

¿Qué hay sobre la nutrición de los niños?, ¿qué recomendaciones tienes para los papás y mamás con hijos pequeños?

La alimentación sana comienza desde antes que nazcan, como decíamos, y cualquier cosa que queramos que ellos aprendan, lo tienen que ver en sus padres. Sirve de muy poco esperar que ellos coman sano si nosotros no lo hacemos.

Lo más importante es que los bebés vean que el momento de la comida es un momento divertido, en familia. Que comer es un goce y una necesidad. Es importante exponerlos a diferentes alimentos, pero a su debido tiempo. Hoy en día introducimos los alimentos muy temprano a los bebés lactantes, sin necesidad. Durante el primer año de vida, la lactancia es la nutrición principal, y los sólidos son secundarios. Estos deben introducirse con calma buscando generar una flora intestinal capaz de digerirlo.

Haz que tus hijos pequeños prueben cosas. No tengas miedo de darles verduras crudas, por ejemplo, o sabores raros. Evita tener en casa azúcar, caramelos, gaseosas. Si no lo tienen en casa, es menos probable que lo necesiten. Ten en cuenta que lo que le des de niño marcará sus antojos para el resto de su vida, así que ¡ojalá sean antojos sanos!

Cocina con tus hijos. Haz que siembren y cosechen, así sea en una maceta. Mientras más cerca estén de cómo crece y se preparan los alimentos, más natural será su relación con ellos.

Date un tiempo para agradecer los alimentos con ellos todos los días. Crea una pausa al momento de comer, y dales a tus hijos tu atención durante ese momento.

¿Qué es la nutrición integral?

Una nutrición integral no ve sólo lo que comes, sino tus hábitos y estilo de vida. En la consulta personalizada, no sólo trabajamos qué comes sino cómo lo comes, por qué lo comes. Es decir que miramos cómo está tu vida, porque lo que más te nutre es aquello que no comes. Puedes comer muy bien y enfermarte, porque las otras cosas en tu vida no te están nutriendo. Es por esto que la idea de la nutrición holística es ver a la persona como un ser integral que se ve reflejado en sus hábitos. La idea es descubrir por qué escogemos lo que hacemos y qué mejores opciones podemos buscar. En mi práctica, la nutrición holística se refiere también a curar a través del alimento y la medicina natural. A encontrar herramientas para sentirnos bien y lograr lo que queremos.

Lee también las columnas de Josefa de la Puente

Cereales, semilla de vida 

Renacer de primavera 

Trabaja de Health Coach y como asesora de nutrición acompañando a las personas a mejorar su alimentación y estilo de vida. Se especializa en embarazo, lactancia y crianza.

    Comentarios