Blog Single

Plan P (¿Qué harías si te despiden? Pt. II)

Blog Single

Las empresas viven momentos de inestabilidad e incertidumbre. Y sus dueños, directorios o gerentes, pueden tomar decisiones radicales si sienten que sus ventas caerán dramáticamente o no crecerán al ritmo del pasado. Estas decisiones pueden incluir poner freno en los planes de expansión, retrasar los planes de lanzamiento de productos, cancelar inversiones, reducir presupuestos en publicidad, comunicaciones y consultorías, y despedir personal.

Todo esto se ha vivido ya con alguna intensidad en el 2015 y todo parece indicar que continuará este año. La economía peruana ha perdido potencia y los agentes económicos indudablemente reaccionan a ello. Ese fue el escenario que describí en el artículo anterior, en el que también incluí una variable adicional: estos despidos se sentirán también en el sector público a partir de julio de este año.

¿Qué hacer?

Lo primero es aplicar el Plan P: Prevenir y Planificar.

Prevenir

Mira las señales

Los despidos masivos no ocurren de un día para otro y no siempre ocurren de un solo cocacho. La caída en las ventas es la que explica que exista la necesidad despedir, así que debes estar atento a las señales que de el área comercial y de cobranzas. ¿Caen las ventas?, ¿se retrasan los pagos de los clientes?, ¿se están frenando proyectos de inversión en tu empresa? Si algo de esto ocurre, debes estar preparado para asumir que es muy probable que tu empleo corra peligro, independientemente de la cantidad de años que tengas en la empresa, tu puesto o cualquier otra consideración. Cuando hay que cortar presupuesto las empresas son implacables: si la empresa no es tuya, te pueden despedir así seas el gerente general.

Deja tu tarjeta de crédito sin deudas

Nada peor que afrontar un despido teniendo cuentas por pagar. Aunque no, la verdad es que sí hay algo peor y eso es que llegue el momento en que no puedas pagarlas y que veas cómo los intereses van haciendo tu deuda un imposible. Deja tu tarjeta de crédito en azul.

Oblígate a ahorrar

Si crees que estás en riesgo, reduce tus gastos al nivel que tendrían si estuvieras desempleado. Siéntate y elabora tu presupuesto básico. Cuando digo básico, me refiero a que coloques lo mínimo indispensable: pensiones de colegio, pago de alquiler o cuotas hipotecarias de tu vivienda, seguros, alimentación, etc.

Si ves que estás en riesgo y, además, no tienes tus cuentas saneadas y no tienes ahorros equivalentes a seis meses de tus gastos, mejor vuélvete devoto de la virgen del puño por algún tiempo y ahorra como cancha.

Planificar

El despido o una caída en las ventas pueden ser hechos intempestivos, pero lo que le sucederá este año a muchas personas no entra dentro de ese caso. Las empresas dan señales de que las ventas han caído, los contratos se terminan, los gobiernos cambian. No es buena idea esperar al momento final sin haber hecho nada.

Plantéate un plazo imaginario para el desenlace hipotético del despido. Imagina qué ocurrirá en julio de este año. Lo mejor que puede pasar si aplicas las medidas que te propongo es que verás saneadas tu cuentas personales e incrementarás tus ahorros. Es decir, pensar en la posibilidad de un despido, así este no suceda, te colocará en una mejor situación.

Pero hay algo más que debes hacer: planificar tu vida después del despido ¿Vas a buscar un nuevo empleo?, ¿vas a tomarte un sabático?, ¿vas a montar una empresa?, ¿estás pensando independizarte?

Si vas a buscar un nuevo empleo, primero define en qué quieres emplearte y en qué tipo de empresas. Luego, ocúpate de poner tu experiencia de vida al nivel de las exigencias de tus futuros empleadores. Si tienes una tesis que terminar ¡termínala!. Si tienes que seguir un diplomado para aumentar tu valor en el mercado, ¡síguelo! Empieza a decirle a tus contactos que quieres cambiar de trabajo y sé claro con ellos acerca del tipo de empleo que estás buscando. Aprovecha ahora que estás claramente en una mejor posición que aquella de “coger lo que venga”.

Lo mismo tienes que hacer si has decidido montar una empresa. Aprovecha ahora que tienes empleo para realizar el plan de negocios de tu futuro negocio o de tu carrera como independiente.

En el próximo artículo les hablaré del Plan A: Actuar y Acelerar.

2.5 | 2

    Comentarios