Blog Single

Plan A: Despide tú a tu empleo (actuar y acelerar)

Blog Single

A cierta necesidad, todo empleado debe tener un plan A.

Digo el plan A, porque el plan B debe ser continuar en la chamba. Y digo necesidad, porque el vínculo laboral debería ser más orgánico.

Los empleados deben hacerle caso a su mente y a su cuerpo, así como a las necesidades de su crecimiento personal y familiar. Las necesidades cambian, por lo que la manera de ganarse el pan y los objetivos económicos también deberían cambiar.

Esa cabecita conservadora y miedosa debe ser trabajada para poder tomar mejores decisiones. Uno debería estar entrenado para cambiar de trabajo e incluso cambiar de negocio cada cierto tiempo.

Nadie que trabaje para otro debe confiar en su estabilidad laboral. El trabajo es cada vez menos estable, más aún en épocas donde la tecnología avanza tan rápido. Los jóvenes lo saben y paran saltando de chamba en chamba sin ningún apego ni al puesto ni al billete que da el puesto. Un empresario también debe estar preparado para cambiar de negocio. No es recomendable pensar que un negocio (o la arquitectura del modelo de desarrollo del negocio que se eligió al inicio) es para toda la vida.

Además, por lo general, las empresas peruanas pagan mal o, si quieren una frase más suave, no pagan mucho más por mayor experiencia o mayor formación, ni siquiera por mejores resultados.

No lo hacen o porque no pueden o porque no quieren o porque, finalmente, no creen que seamos tan valiosos (“lo entiendo, pero detrás de ti hay cien más baratos” es una frase que seguro ya han escuchado). Pero allá ellos, lo que hacen los otros no es tan importante como lo que podemos hacer nosotros.

Uno debe tomar las riendas de su destino y no dejar que los empleadores asuman toda la responsabilidad de los ingresos necesarios para cubrir nuestro presupuesto.

Es nuestra vida, son nuestros hijos, son nuestros gastos. Si la empresa no puede/no quiere pagarnos más y necesitamos más, pues tenemos que buscar cómo generar más ingresos.

Recuerda, el sueldo que te ofrece una empresa no expresa necesariamente las posibilidades que tienes de obtener ingresos en otro lado.

Por tanto, uno debería estar siempre listo para dejar la chamba (o los clientes fijos) y reinventarse. Quiero contribuir a quitarle “carga negativa” al despido y más bien incentivarte a renovar por ti mismo tu estrategia de obtención de ingresos.

Cinco motivos para despedirte tú mismo o despedir de tu vida a la empresa que paga tu salario

Aquí una breve lista de motivos por los que uno debe tomar otro rumbo laboral o buscar iniciar una actividad empresarial:

  1. Necesitas tiempo libre.
  2. No ves visos de aumento en los próximos años y necesitas - objetivamente -más dinero.
  3. No te promoverán a un mejor puesto en largo tiempo.
  4. Te aburres durante tu jornada laboral.
  5. No respetas intelectualmente a tu jefe. 

Siempre listo

Mi consejo a todos es que trabajen para estar listos para despedirse de su actual fuente de ingresos. Ocurra o no, con su voluntad o contra ella, estar listos significa:

  • Tener un fondo para poner un negocio propio.
  • Haber analizado unas 10 ideas de posibles negocio (pegarse con una sola idea te hace perder perspectiva).
  • Haber elegido una que esté de acuerdo con tu capacidad de inversión y que pueda producir rápidamente por lo menos los ingresos que recibías en el trabajo que dejarás.
  • Esa idea tiene respetar el horario que estás dispuesto a trabajar y permitirte ganar lo que necesitas ganar. Si la idea no cumple esos dos premisas, mejor olvídala.
  • Haber mejorado tu CV, no solo el texto, para ser más empleable.
  • Haber aprendido algunas cosas nuevas que te permitan dominar temas que están en boga en tu rubro.
  • Pertenecer a una red de profesionales que te aprecien y que por tanto te puedan recomendar en un empleo o para trabajos de consultor.

De esa manera tendrás, cuando quieras, la posibilidad de elegir montar tu negocio o aceptar la propuesta de un nuevo empleo o vivir brindando servicios como profesional independiente.

Una persona, en su rol de generador de ingresos, tiene que actuar siempre pensando en sí mismo. Las empresas que prosperan no se quedan dormidas ¿Por qué tendrían que hacerlo los trabajadores?

Actúa y acelera.

3.6 | 14

    Comentarios