Josefa de la Puente: "Cañihua, la prima salvaje"

Blog Single

La quinua tiene una prima igual o más nutritiva que ella, pero salvaje. ¿Su nombre? Cañihua. Este grano pequeño de tonos marrones y hasta morados es familiar de la quinua y la kiwicha, con quienes no solo comparte extraordinarias propiedades alimenticias, sino que las supera en otras.

La cañihua es muy especial. De las tres, es la más silvestre, pues crece entre 3.500 y 4.100 metros sobre el nivel del mar, resistiendo heladas y climas muy adversos. Algunos otros ejemplos de alimentos silvestres son también el diente de león, la maca negra, los berros y la ortiga, que deben estar siempre cerca a fuentes de agua limpia.

En el caso de la cañihua, es especialmente buena para los niños, ya que mejora su vigor e inmunidad. Además, posee un alto contenido protéico y es fuente de lisina, uno de los aminoácidos que nuestro cuerpo no produce y que debe consumir. Es el alimento ideal para los vegetarianos o para quienes desean reducir el consumo de carne en su dieta. Tiene también un alto de calcio (más que la leche de vaca), fósforo, potasio y magnesio, brindándonos la combinación perfecta para tener huesos fuertes y flexibles. El consumo de cañihua también ayuda a nuestra atención, pues contiene ácidos grasos esenciales omega 3 y 6, que benefician a nuestro cerebro. Por otro lado, es un cereal sin glúten, por lo que la pueden consumir los celiacos.

Por si todo esto fuera poco, la cañihua se diferencia de sus “primas” por tener un mayor porcentaje de hierro. Es por eso alimento idóneo para combatir la anemia y revitalizarnos.

Y entonces, ¿cómo me la como?

Su estado natural es un grano que varía de color entre marrón oscuro a claro, y puede tener un ligero toque morado. Es una semilla realmente hermosa, mírala al comprarla. De hecho, ¡mira todos tus alimentos! Con sus colores y formas te están contando para qué son buenos y para qué sirven.

A diferencia de la quinua, la cañihua no tiene saponina, por lo que no es necesario lavarla tanto, lo que es una excelente noticia, pues sus granos son tan pequeñitos que se pasan por el colador. La puedes agregar a tu arroz integral, por ejemplo. No sólo se verá hermoso, como si estuviese lleno de estrellas moradas, sino que te alimentará el doble.

También la puedes conseguir en harina. Como harina es deliciosa y se le conoce también chocolate andino, pues en los Andes se toma como bebida caliente. La puedes hacer caliente, endulzarla al gusto o dejarla enfriar.

¡Usa esta harina en la repostería! Puedes hacer galletas de cañihua, tortas, brownies, etc. Básicamente reemplaza un 30-40% de la harina de trigo por ella. O haz un desayuno especial y nutritivo con unos panqueques de cañihua. Aquí te dejamos una receta.

Panqueques de cañihua

  • ½ taza harina de cañihua
  • ½ taza harina de kiwicha
  • opcional para no celiacos: ½ taza de harina de trigo, para que peguen mejor
  • 1 huevo o para los veganos: 6 cucharadas de linaza molida y remojado en 6 cucharadas de agua
  • 1 ½  taza de leche vegetal (coco, almendra, castaña).
  • Un par de gotas de stevia
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de canela

Las cantidades varían según la consistencia que quieras obtener. Todo depende de si los quieres más gruesos, menos líquidos,  delgados como crepes o si haces más líquida la masa.

Mezcla los ingredientes y ponlos a la sartén con un poco de aceite de coco o ghee.

Sírvelo con miel o con verduritas salteadas para una versión salada.

Trabaja de Health Coach y como asesora de nutrición acompañando a las personas a mejorar su alimentación y estilo de vida. Se especializa en embarazo, lactancia y crianza.

    Comentarios