Abejeando: ¡descubre las maravillas del polen!

Blog Single

Hoy ya sabemos que no duraríamos nada en este planeta sin las abejas y que ellas son de las más afectadas por el impacto de los seres humanos. No sólo mueren a causa de los insecticidas que se usan, sino que algunos estudios sugieren que el uso de nuestros celulares y antentas de wifi podrían estar acabando con ellas. Estos minúsculos seres no sólo se encargan de polinizar la tierra para que exista vegetación y vida (¡menuda tarea!), sino que además nos regalan salud. Hoy hablaremos del polen, uno de estos grandes regalos.

En realidad, el polen, la jalea real y el propóleo son alimentos tan altamente curativos que parecen mágicos. De los tres, el polen es el de uso más cotidiano. El propóleo nos puede sacar de cualquier gripe, mejora el sistema inmune y fortalece el sistema endocrino. La jalea real es un alimento de poderes sorprendentes, pero como al tomarse le estamos quitando alimento a la abeja reina, es preferible solo utilizarla en casos de enfermedades que así lo ameritan. El polen, sin embargo, podemos incluirlos en nuestra cotidianeidad, con sus grandes propiedades.

Me encanta la cara que ponen mis clientes cuando al hablar de proteína animal menciono el polen. Pues sí, ¡son derivados animales! Y una excelente fuente de proteína. Es considerado uno de los alimentos más completos pues tiene casi todos los nutrientes requeridos por los humanos. En cuanto a su aporte protéico, el polen ofrece una proteína de fácil y rápida absorción por tenerla en forma de aminoácidos disponibles, lo que contribuye a satisfacer nuestras necesidades. Además está compuesto de glucósidos que pasan del estómago al torrente sanguíneo casi directamente. Es por esto que se recomienda tomar el polen lejos de las comidas y así aprovechar sus propiedades.

Las enzimas abundan en el polen, mejorando nuestra digestión y niveles de energía. Tiene un alto contenido vitamínico (A,D,E, B1, B12, C y K, colina, rutina, etc) que nos aumenta la vitalidad. Además contiene minerales y oligoelementos que lo vuelven una combinación inimitable por ningún suplemento preparado y que no han podido aislar químicamente para comparársele. A pesar de lo que se conoce del polen, este contiene sustancias no identificables, las que contribuyen  a sus increíbles efectos. El polen sigue siendo un misterio con amplísimo efecto positivo en nuestra salud.

Por ser un “shot” de nutrientes, el polen ayuda a reducir antojos y adicciones. También tonifica y vigoriza el cuerpo. Sus propiedades antibióticos ayudan en la recuperación de cualquier gripe y de enfermedades crónicas. El polen normaliza los intestinos, reconstruye la sangre, tiene propiedades anticancerígenas y protege de la radiación.

Para descartar alergias, puedes probar un solo gránulo de polen y ver si hay reacciones. Los niños menores de 18 meses no pueden consumir polen ni productos de abejas por la posibilidad de alergias.

El polen puede ser tomado por diabéticos y personas con otras restricciones nutricionales. Si lo tomamos en cambio de estación, reforzará nuestro sistema inmune para posibles contagios.  A mí me gusta tomarlo para mejorar el ánimo y elevar la energía. En lugar de depender tanto del café, puedes llegar a tomar 3 cucharadas de polen al día. La mezcla poderosa para “despertarte” a las 5 de la mañana cuando quisieras comerte un dulce y tomarte un café es:

  • 1 cucharada de miel de abeja
  • 1 cucharadita de polen
  • 1 cucharadita de cacao nibs.

Revuelves todo esto en una deliciosa mescolanza y te lo comes. Tendrás energía brillante para el resto de la tarde.

Cuando comas polen, piensa en todo el trabajo que le cuesta a las abejas reunirlo. Por cada 6 gramos de polen, una abeja ha tenido que trabajar 8 horas diarias por un mes. Agradece este regalo de la naturaleza y busquemos maneras de proteger a estas grandes polinizadoras. 

Trabaja de Health Coach y como asesora de nutrición acompañando a las personas a mejorar su alimentación y estilo de vida. Se especializa en embarazo, lactancia y crianza.

    Comentarios